martes, 13 de octubre de 2009

Usted no esta solo... parte 4

viene de parte 3

Busque programas para su hijo.
Aún en aquellos casos en que Ud. viva en sitios aislados, debe existir alguna alternativa de asistencia, tanto para su hijo como para el resto de la familia. Infórmese.

Cuídese Ud. mismo.
En tiempos de estrés, cada persona reacciona a su manera. Hay ciertas recomendaciones universales que pueden ayudarle: procure descansar, comer sanamente, apartar un tiempo para Ud. mismo, apoyarse en los demás en lo emocional.

Evite la compasión.
La compasión, sea dirigida hacia Ud. o hacia su hijo, puede resultar incapacitante. Debemos fomentar en los demás sus sentimientos de empatía, o sea, el que se identifiquen con nuestro sentir.

Evite emitir juicios.
Durante este tiempo, los padres pueden llegar a emitir juicios precipitados en relación a la reacción que perciben en los demás. Muchas personas reaccionan en determinada forma ante ciertas situaciones por falta de conocimiento, por temor a no saber qué decir, o por temor a lo desconocido. Por lo tanto, al percibir reacciones que le parezcan inapropiadas, evite un desgaste de energía preocupándose por quienes no logran responder en la forma que Ud. preferiría.

Mantenga las rutinas diarias lo mas normales posible.
Mi madre me dijo en una oportunidad, Cuando surja algún problema y no sepas qué hacer, haz aquello que ibas a hacer de todas formas. He puesto en práctica ese consejo y siempre me ha permitido mantener algo de normalidad cuando la vida se torna caótica.

Recuerde que se trata de su hijo.
Esa persona es su hijo, primero y ante todo. Cierto, el desarrollo de su hijo puede ser diferente al de otros niños, pero eso no hace que su hijo sea menos valioso, menos humano, menos importante o menos necesitado de su amor y cuidado. Ame y disfrute de su hijo. El niño viene primero; la condición discapacitante, después.

Reconozca que Ud. no está solo.
El sentimiento de aislamiento en ocasión del diagnóstico es prácticamente un sentimiento universal entre los padres. En este escrito, ofrecemos muchas recomendaciones que pueden ayudarle a disminuir esos sentimientos de aislamiento y soledad. Ud. podrá disminuir estos sentimientos reconociendo que los mismos han sido experimentados por muchas, muchas otras personas y comprendiendo que existe ayuda disponible para Ud. y para su hijo y que Ud. no está solo.-

Sobre la autora: Patty McGill tiene siete hijos, entre éstos, una joven con necesidades especiales. La Sra. McGill ha ocupado diversos cargos importantes a nivel nacional (en EE.UU.) como representante de los intereses de los padres con niños discapacitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario