viernes, 30 de octubre de 2009

Historias para meditar II

La parte más importante del cuerpo...
Un día mi madre me preguntó cuál era la parte más importante del cuerpo. A través de los años trataría de buscar la respuesta correcta.
Cuando era más joven, pensé que el sonido era muy importante para nosotros, por eso dije:
-"Mis oídos, Mamá".
Ella dijo:
-"No, muchas personas son sordas y se arreglan perfectamente. Pero sigue pensando, te preguntaré de nuevo."
Varios años pasaron antes de que ella lo hiciera.
Desde aquella primera vez, yo había creído encontrar la respuesta correcta.
Y es así que le dije:
-"Mamá, la vista es muy importante para todos, entonces deben ser nuestros ojos."
Ella me miró y me dijo:
-"Estás aprendiendo rápidamente, pero la respuesta no es correcta porque hay muchas personas que son ciegas, y salen adelante aun sin sus ojos".
Continué pensando cuál era la solución. A través de los años, mi madre me preguntó un par de veces más, y ante mis respuestas la suya era:
-"No, pero estás poniéndote más inteligente. Con los años, pronto acertarás".
El año pasado, mi abuelo murió. Todos estábamos dolidos. Lloramos. Incluso mi padre lloró. Recuerdo esto sobre todo porque fue la segunda vez que lo vi llorar.
Mi madre me miraba cuando fue el momento de dar el adiós final al abuelo.
Entonces me preguntó:
-"¿No sabes todavía cuál es la parte más importante del cuerpo, hijo?"
Me asusté cuando me preguntó justo en ese momento. Yo siempre había creído que ese era un juego entre ella y yo. Pero ella vio la confusión en mi cara y me dijo:
-"Esta pregunta es muy importante. Para cada respuesta que me diste en el pasado, te dije que estabas equivocado y te he dicho por qué. Pero hoy es el día
en que necesitas saberlo".
Ella me miraba como sólo una madre puede hacerlo.
Vi sus ojos llenos de lágrimas, y la abracé. Fue entonces cuando apoyada en mí, me dijo:
-"Hijo, la parte del cuerpo más importante es tu hombro".
Le pregunté:
-"¿Es porque sostiene mi cabeza?"
Ella respondió:
-"No, es porque puede sostener la cabeza de un ser amado o de un amigo cuando llora. Todos necesitamos un hombro para llorar algún día en la vida, hijo mío. Yo sólo espero que tengas amor y amigos, y así siempre tendrás un hombro donde llorar cuando lo necesites, como yo ahora necesito el tuyo." (Anónimo)

Nota de FADis: hablando con las madres de la Escuela Especial N°1, coincidimos en que hubo momentos de profunda tristeza y mucho dolor en el que no teníamos ningún hombro donde llorar y surgió el desafío de convertir a FADis en un espacio para ofrecerlos de corazón y buscarlos cuando los necesitemos.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Proyeccion: Presentacion de FADis





Primera presentacion de la proyeccion: Charla para padres de la Escuela Especial N°1, En la Direccion de Discapacidad de la Municipalidad de Posadas el 27 de octubre del 2009

Los que quisieran la version powerpoint, solicitarla a fadismnes@yahoo.com.ar

lunes, 26 de octubre de 2009

Historias para meditar I

RITUAL DE LOS INDIOS CHEROKEE PARA EL PASO DE LA INFANCIA A LA JUVENTUD
Cuando el niño empieza su adolescencia, su padre lo lleva al bosque, le venda los ojos y se va dejándolo solo.
El niño tiene la obligación de sentarse en un tronco toda la noche y no puede quitarse la venda hasta que los rayos del sol brillan de nuevo en la mañana.
No puede pedir auxilio a nadie, pero una vez que sobrevive a esa noche, ya es considerado un hombre. Jamas puede contarle a los otros muchachos sobre esta experiencia, porque cada chico debe entrar en la masculinidad por su cuenta.
El niño esta naturalmente aterrorizado, puede oír toda clase de ruidos, bestias salvajes que rondan a su alrededor, lobos que aullan, quizás algún humano que pueda hacerle daño.
Percibe el viento soplar y hasta la hierba crujir, pero permanece estoicamente sentado en el tronco, sin quitarse la venda ya que es la única manera en que puede llegar a ser un hombre.
Luego de esa horrible noche, aparece el sol y el niño ya convertido en hombre se quita la venda...Es entonces cuando descubre a su padre sentado junto a el.
Su padre no se ha ido, ha velado toda la noche en silencio, sentado en un tronco para proteger a su hijo del peligro sin que el se de cuenta.

Nota de FADis:
¿cuantas noches y días hemos velado junto a nuestros hijos sin que se dieran cuenta?
No importa si aun son niños o si ya son adultos, no importa si nos necesitan o ya pueden cuidarse solos, tampoco importa si son discapacitados o no, incluso ni siquiera importa si tienen puesta la venda aun o ya nos descubrieron... Siempre estaremos sentados en el tronco, tratando de evitarles el peligro.

domingo, 25 de octubre de 2009

Adolescentes con corazones especiales





























En el marco del Concurso "Todos Tenemos Derecho", organizado por: CONADIS, Consejo Provincial de Discapacidad, Ministerio de Educacion y Direccion de Discapacidad de la Municipalidad, se pusieron en analisis mucho mas que los ensayos literarios o periodisticos y los adolescentes han ganado mucho mas que el premio que se entrego en esa oportunidad.


Mas alla de las charlas en las escuelas comunes, de los materiales entregados y de los trabajos de estos adolescentes, han realizado actividades integradas en la Escuela especial N°1 - CEP N°1

Entre las Escuelas comunes han sobresalido especialmente:
  • Escuela de Comercio N°8
  • Centro de Educacion Polimodal N°5
  • Escuela Provincial de Educacion Tecnica N°1
  • Bachillerato con Orientacion Laboral N°36

Han presentado trabajos como:

  • Ver, comprender y sentir desde la perspectiva del otro
  • No lo olvidemos Somos Todos Iguales
  • Discapacidad y Discriminacion
  • Cuando nuestras miradas los hacen diferentes
  • Una sociedad para todos
  • Por un mundo accesible e inclusivo
  • Entre todos logremos un mundo con igualdad
  • La unica discapacidad: la de no poder comprenderlos
  • Ingresemos al mundo del discapacitado

¿Que ganaron estos adolescentes de escuelas comunes?

Ganaron conocimientos y experiencias que le van a durar en sus corazones por el resto de sus vidas.

Ganaron amigos especiales que los van a recordar, (segun la capacidad de cada uno), el mayor tiempo posible, incluso algunos de ellos tambien por el resto de sus vidas.

Ganaron respeto ante sus pares y ante los adultos que muchas veces son mas reacios a la integracion social.

Ganaron un sinfin de sentimientos y miles de agradecimientos por parte de Todos los que somos Familiares y Amigos de discapacitados.

Nota de FAdis:

Cuando solo se publicitan actos de violencia entre los adolescentes y la prensa y la sociedad se olvidan que hay "otra clase de adolescentes", surge con mas fuerza la necesidad de Manifestarles nuestro reconocimeinto por sus actos y nuestro agradecimiento por darnos esperanzas para que en un futuro no solo sean 4 escuelas comunes las que participen, sino la totalidad del estudiantado misionero.

jueves, 22 de octubre de 2009

Pelicula en Formato para No Videntes


En el siguiente enlace www.sendspace.com/file/867et8

Usted puede disfrutar de la Pelicula EL HIJO DE LA NOVIA, en formato especial para no videntes.
Pelicula que fuera nominada al Oscar como Mejor Pelicula Extranjera, dirigida por JJ Campanella, producida por Adrian Suar y protagonizada por Ricardo Darin, Hector Alterio y Norma Aleandro.

Solo requiere unos minutos para bajarla y podra tener acceso a una experiencia diferente!!!

lunes, 19 de octubre de 2009

Proximo Jueves 22, 14 horas Costanera de Posadas

Posadas, 14 de Octubre de 2.009.-
Sr/a. Director/a
de Escuela de Educación Especial
Posadas – Misiones
Su Despacho
Tenemos el agrado de dirigirnos a Usted y por su digno todo el personal, a los alumnos y a las familias de esa Institución a efectos de invitarlos a acompañarnos en la Jornada “Juguemos por la Integración”, que con el lema “MARATÓN del RITMO” se realizará en la Costanera de Posadas, el día próximo JUEVES 22 desde las 14 hs. hasta las 18 hs, con concentración en la capilla Stella Maris.
“Juguemos por la Integración” es un Programa Bimestral de actividades deportivas y recreativas con orientación participativa, que tiene como fin ser un polo de atracción hacia estas actividades para los niños y jóvenes con y sin discapacidad. Además de presentar un marco ideal para interactuar positivamente tanto en forma personal como institucional.
La actividad es promovida por el C.I.A.E. (Centro Integral de Atención Especializada) articulando con la Dirección de Discapacidad de la Municipalidad de Posadas.
De requerir medio de transporte, para concurrir a dicho evento, agradeceríamos se comuniquen a la brevedad comunicando número del personas del contingente y número de TE del responsable. ( Al pié figura N° de contacto con quién comunicarse)
Esperando contar con vuestra presencia, con la seguridad que compartiremos hermosos momentos. Saludamos a usted muy cordialmente.
Nota: Por información remitirse a la Dirección de Discapacidad –
Sra. Graciela Almada -T.E. 449056/ int. 9145.-



Prof. LEDY MATEOS Arq. MABEL FAMULARO
Coordinadora Técnica Pedagógica Directora de Discapacidad
C. I. A. E. Municipalidad de Posadas

sábado, 17 de octubre de 2009

¿Que tienen de especial las madres de chicos especiales?

Por: Victoria Bulit Goñi, Directora de Publicaciones de ASDRA (Buenos Aires). Junio 1992.

En primer lugar, tienen un poder de reacción que es envidiable. Todas han debido superar el trance del diagnóstico y sacar fuerzas de flaqueza.
Pensemos que, después de recibir la noticia, nada es igual, ya no es igual ni el sol ni la lluvia, ni son iguales los bebés ni las mamás...todo cambia, es el antes y el después del diagnóstico. Y, ante este cambio, el ancla es la madre, es la que reacciona, devuelve la serenidad, tranquiliza, es la que busca la información, es la que aprende, es la que enseña.
De golpe y porrazo su rol de madre se ha visto complicado y ella nunca había considerado siquiera esa posibilidad. Esa madre, dispuesta a ser simplemente madre, ha debido aprender a cumplir tantos roles: médico, enfermera, terapista, maestra, al tiempo que cumple su papel de madre.
Debe soportar que se desdibuje su rol y que a veces prive lo que no es pertinente al proyecto primigenio; debe aceptar de buen grado la intromisión de una persona “de afuera” que le enseña cómo relacionarse con su hijo, que le indique todo... cómo darle de comer, cómo hablarle, cómo cantarle, y además debe acudir animosa al examen semanal en el que deberá rendir cuentas de lo hecho.
Las madres especiales ven a su hijo especial a través de un cristal de tinte distinto... lo aman, lo miman, lo protegen, lo cuidan y lo evalúan constantemente... quizás sólo lo miren como hijo cuando esté dormido y cuando no tengan que ver si saca la lengua o se sienta con las piernas abiertas o se le desvía un ojo...
Las madres especiales también se ven presionadas por el entorno, se sienten siempre en situación de examen; van por la calle escudriñando la expresión de los caminantes, van al jardín de infantes atemorizadas por un posible informe negativo de la maestra, van de compras pretendiendo que su hijo sea un dechado de cualidades porque sienten que éso les exige la sociedad; van, temerosas, ante las docentes y terapistas a preguntar el por qué de una metodología o de un objetivo cuando, si fuese un niño común, directamente cuestionarían el tema y lo llevarían ante una reunión de padres de clase... pero allí son las únicas, están solas y no se animan a plantear un tema como ése a los demás... Los demás miran los logros de sus hijos con asombro y se lo hacen saber en forma de “elogio simpático” y ellas siguen sufriendo en soledad porque les marcan las diferencias y no las similitudes.
No falta quien, ante el niño especial en una fiesta infantil, pregunten si toma Coca Cola y hay que tener mucha presencia de ánimo para responder “si hay, sí; si no, jugo por favor”... Y cuando la madre va a buscar al niño, no faltará la abuela que le comente “viera lo bien que jugó y cómo se reía con el payaso” y la madre hará de tripas corazón y asentirá con una sonrisa...
Las madres especiales tienen el privilegio de conocer momentos de profunda felicidad y satisfacción que las madres comunes, a veces, no saben apreciar... cada logro, cada progreso serán motivo de una alegría sin par y les darán fuerzas para seguir adelante, poniendo una canción en su corazón que perdurará en los momentos de desaliento.
Las madres especiales trabajan y reeducan a tiempo completo... no lo deberían hacer, pero es tal el ansia de ver bien a sus hijos, de alcanzar las metas deseadas, que no cejan y siempre incorporan lo pedagógico en las circunstancias más informales.
Cuando discuten una alternativa de tratamiento y plantean que no están conformes con la misma, deberán soportar que algunos las miren con suficiencia como planeando que “aún no han asumido la realidad del diagnóstico” y ellas deberán retirarse, sumisas (salvo algunas que son las que “rompieron las cadenas”), sabiendo en su fuero íntimo que tienen razón por tener aspiraciones para sus hijos y no debiendo conformarse con lo que “graciosamente les conceden”.
Las madres especiales parecen ser madres de ciudadanos de segunda, y se espera que agradezcan cualquier concesión y a veces, si no han recibido la ayuda oportuna, caminan por la vida como pidiendo disculpas por lo ocurrido.
Lo terrible es que las madres especiales tienen días de veinticuatro horas como el resto de las madres y en ese lapso deberán atender a todo lo estrictamente pertinente a su rol, también a lo terapéutico y, por si esto fuera poco, deberán sobreponerse a los obstáculos, superar los prejuicios, enseñar con el ejemplo y tener una paciencia de santas.
También las madres especiales deberán contar con una dosis de realismo superlativo que le permita aceptar que su hijo no ha alcanzado ni alcanzará esos objetivos que se habían fijado con anterioridad, aceptar que su hijo no tiene el rendimiento óptimo que le permitiría aspirar a esos resultados que aparecen en los libros y en los medios de comunicación; deberán reconocer esta situación, aceptarla y, sin bajar la guardia, plantearse nuevos objetivos más acordes con esa persona que es su hijo. Ellas sentirán, en ese momento, que están solas, que fracasan, que hicieron algo mal... y deberán superar solas ese momento de honestidad.
Por eso nos pareció que hoy debíamos reflexionar acerca del papel de las madres especiales, que muchas veces (afortunadamente) están acompañadas por padres especialísimos que se arremangan y se meten en el fragor de esta lucha, y rendirles el justo reconocimiento que su tarea merece.

jueves, 15 de octubre de 2009

EL ORDEN NATURAL DE LAS COSAS

Hoy, en la Charla de Familia y Discapacidad, surgio el tema sobre "el orden natural de las cosas" entre los adolescentes... por eso el articulo a continuacion relata precisamente un claro ejemplo. Disfrutenlo!!!

Discurso de un Padre Especial – Club CILSA – Santa Fe.
"…Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección. Pero mi hijo, no puede aprender como otros chicos lo hacen. No puede entender las cosas como otros chicos. ¿Donde está el orden natural de las cosas en mi hijo?"
"Yo creo que cuando un niño como Facundo, física y mentalmente discapacitado viene al mundo, una oportunidad de ver la verdadera naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño".
Entonces contó que un día caminaba con su hijo, por la vereda de un pequeño club de barrio, donde, tras un alambrado, algunos chicos jugaban al fútbol.
Facundo le preguntó a su padre: "¿Crees que me dejen jugar?"
Su padre sabía que a la mayoría de los muchachitos nos les gustaría que alguien como Facundo jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.
Ingresaron por una abertura del alambrado y cuando en el transcurso del juego, se acercó al sitio donde estaban parados, el chico que tenía la raída cinta de Capitán de uno de los equipos que estaban jugando, en su brazo izquierdo, y le preguntó “¿Puede jugar Facundo?”El chico miró alrededor, como buscando alguien que lo aconsejara y dijo: - “Estamos perdiendo por dos a uno... Y al partido le quedan unos quince minutos... Supongo que puede unirse a nuestro grupo de suplentes y trataremos de que entre un rato antes del final”.
Facundo se desplazó con dificultad hasta "el banco de suplentes" y con una amplia sonrisa, se puso una camiseta del equipo, mientras yo solo lo contemplaba.
Los otros chicos notaron algo muy evidente: mi felicidad como padre cuando mi hijo fue aceptado.
Cuando faltaban cinco minutos para terminar el partido, el equipo de Facundo logró empatar el encuentro, con un verdadero "cañonazo" increíble, desde la mitad de la cancha, que sorprendió al encandilado arquero, al venir del lado del sol, que caía con la tarde.
Quedaban algunos instantes cuando ocurrió otro hecho notable: una mala entrega de un defensor adversario, permitió al centrodelantero "del equipo de Facundo" hacerse de la pelota en el área y cuando se aprestaba a definir con todas las posibilidades, el defensor, ofuscado por su desafortunada jugada anterior, lo "barrió" desde atrás; pitando el árbitro sin titubear: ¡penal!. ¡Penal sobre la hora...!
En medio de los acalorados festejos del equipo, por la incomparable oportunidad de ganar y "¡sobre la hora!" al tradicional oponente, se vio que el centro delantero, encargado principal de patear los penales, apenas podía ponerse en pie por el fuerte golpe recibido.
Fue allí que el muchachito con la cinta de Capitán del equipo, convocó al grupo y les indicó a todos, a voz en cuello, y señalándolo a Facundo: "¡Tenemos entre los suplentes, al mejor pateador de penales del equipo! ¡Nos queda un cambio!. Y dirigiéndose al árbitro le indicó: - ¡Yo salgo!. ¡Y él entra a patear el penal!.
El referí aceptó la propuesta, en medio de la sorpresa del resto del equipo del Capitán, que se dirigía hacia Facundo, sentado aturdido en el borde del campo. Llegó a su lado, le dio la mano y... De un tirón, lo puso de pie, le dio un ligero abrazo y cuando se alejaba despreocupado, giró y le gritó: - ¡Suerte!...
Facundo, obviamente extasiado sólo por estar en el juego y en el campo, sonreía de oreja a oreja mientras yo lo animaba desde un poco más lejos, y un torbellino de preguntas se sucedían sin control en mi cabeza:...¿le dejaban patear y renunciar a la posibilidad de ganar el partido?"
Facundo ingresó a la cancha. Sus dificultosos pasitos y su desmañada figura, indicaron a todos los jugadores del campo, que un certero disparo por parte de Facundo era imposible.
Sin embargo, mientras se paraba delante de la pelota ubicada en el círculo, a doce pasos del arquero oponente, el padre de Facundo tuvo la fuerte sensación de que quizás..., el otro equipo..., estuviera dispuesto a perder..., ¡para permitirle a su hijo tener un gran momento en su vida!
Facundo se movió unos pasos al frente y golpeó la pelota muy suavemente. El arquero, que notó obviamente la dirección que llevaba el balón, se arrojó hacia ese costado..., ¡pero como para "sacarla" desde el ángulo superior del arco...! ... Mientras la pelota, ingresaba... apenas rodando bajo su cuerpo... ¡y trasponía la línea del gol.!
El árbitro convalidó el tanto y pitó dando por terminado el partido...Facundo, con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirándome... mientras los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que convirtió el gol.
"Ese día, los chicos de los dos equipos, ayudaron, dándole a este mundo un trozo de verdadero, cálido y prístino, amor humano".Facundo no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno..., sin olvidar nunca haber sido el héroe... y haber hecho a su padre muy feliz...., haber llegado a casa.. . y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día...!

miércoles, 14 de octubre de 2009


15 DE OCTUBRE - DIA DEL BASTON BLANCO

martes, 13 de octubre de 2009

Usted no esta solo... parte 4

viene de parte 3

Busque programas para su hijo.
Aún en aquellos casos en que Ud. viva en sitios aislados, debe existir alguna alternativa de asistencia, tanto para su hijo como para el resto de la familia. Infórmese.

Cuídese Ud. mismo.
En tiempos de estrés, cada persona reacciona a su manera. Hay ciertas recomendaciones universales que pueden ayudarle: procure descansar, comer sanamente, apartar un tiempo para Ud. mismo, apoyarse en los demás en lo emocional.

Evite la compasión.
La compasión, sea dirigida hacia Ud. o hacia su hijo, puede resultar incapacitante. Debemos fomentar en los demás sus sentimientos de empatía, o sea, el que se identifiquen con nuestro sentir.

Evite emitir juicios.
Durante este tiempo, los padres pueden llegar a emitir juicios precipitados en relación a la reacción que perciben en los demás. Muchas personas reaccionan en determinada forma ante ciertas situaciones por falta de conocimiento, por temor a no saber qué decir, o por temor a lo desconocido. Por lo tanto, al percibir reacciones que le parezcan inapropiadas, evite un desgaste de energía preocupándose por quienes no logran responder en la forma que Ud. preferiría.

Mantenga las rutinas diarias lo mas normales posible.
Mi madre me dijo en una oportunidad, Cuando surja algún problema y no sepas qué hacer, haz aquello que ibas a hacer de todas formas. He puesto en práctica ese consejo y siempre me ha permitido mantener algo de normalidad cuando la vida se torna caótica.

Recuerde que se trata de su hijo.
Esa persona es su hijo, primero y ante todo. Cierto, el desarrollo de su hijo puede ser diferente al de otros niños, pero eso no hace que su hijo sea menos valioso, menos humano, menos importante o menos necesitado de su amor y cuidado. Ame y disfrute de su hijo. El niño viene primero; la condición discapacitante, después.

Reconozca que Ud. no está solo.
El sentimiento de aislamiento en ocasión del diagnóstico es prácticamente un sentimiento universal entre los padres. En este escrito, ofrecemos muchas recomendaciones que pueden ayudarle a disminuir esos sentimientos de aislamiento y soledad. Ud. podrá disminuir estos sentimientos reconociendo que los mismos han sido experimentados por muchas, muchas otras personas y comprendiendo que existe ayuda disponible para Ud. y para su hijo y que Ud. no está solo.-

Sobre la autora: Patty McGill tiene siete hijos, entre éstos, una joven con necesidades especiales. La Sra. McGill ha ocupado diversos cargos importantes a nivel nacional (en EE.UU.) como representante de los intereses de los padres con niños discapacitados.

Usted no esta solo... parte 3

viene de parte 2

Aprenda la terminología
Cuando se enfrente a algún término desconocido, no se apene por preguntar qué significa... detenga la conversación por un minuto y pida una aclaratoria.

Busque informarse
Algunos padres buscan "toneladas" de información; otros no son tan persistentes. Lo importante es solicitar información precisa...El aprender cómo formular esas preguntas es todo un arte que podrá ayudarle a hacer su vida mucho más sencilla en el futuro. Un buen método es anotar sus preguntas antes de acudir a una cita e ir anotando otras preguntas a medida que se le ocurren durante la reunión. Procure obtener copia de todos los documentos significativos emitidos por los médicos, maestros y terapeutas. En el futuro, hallará muchos usos para la información que ha recopilado y archivado.

No se sienta intimidado.
Muchos padres se sienten intimidados por los profesionales de la medicina o de la educación. No se sienta intimidado por el perfil académico de estas personas involucradas en el tratamiento de su hijo. No se disculpe por querer comprender a fondo lo que está sucediendo. No se preocupe porque le puedan percibir como fastidioso. Recuerde, se trata de su hijo y del futuro tanto de éste como del resto de su familia.

No sienta temor de demostrar sus emociones.
Muchos padres, especialmente los papás, reprimen sus emociones porque creen que esto es una señal de debilidad. Sin embargo, los padres más "fuertes" que conozco son los que no sienten temor por demostrar sus emociones y no se sienten disminuidos al hacerlo.

Aprenda a manejar la amargura y la ira.
Eventualmente, los sentimientos de amargura e ira le ocasionarán mayor daño a Ud. que a quien Ud. dirija su ira. Cuando Ud. comprenda que las respuestas negativas tienden a dañarle y a hacerle menos efectivo con su hijo, podrá tomar medidas para lograr un cambio. Estará mejor preparado para enfrentar nuevos retos cuando los sentimientos de amargura no le drenen su energía.

Adopte una actitud de gratitud.
Algunas veces, cuando todo parece andar mal, es difícil encontrar un motivo de gratitud. Sin embargo, si Ud. se esfuerza por mirar a su alrededor y descubrir sus bendiciones, posiblemente logre que los sentimientos positivos sobrepasen a los negativos.

Cultive una actitud positiva.
El lograr actitudes positivas representará una habilidad realmente valiosa para enfrentar los problemas. Siempre existe un lado positivo ante cualquier acontecimiento. Por eje. cuando se identificó la minusvalía de mi hija, también me señalaron que sería una niña muy saludable. El hecho de no tener problemas físicos significativos ha sido una gran bendición a lo largo de los años.

Manténgase en contacto con la realidad.
El estar en contacto con la realidad representa aceptar la vida tal y como es, reconociendo que hay ciertas cosas que sí podemos cambiar; otras no. La tarea que se nos plantea es determinar cuales son las que podemos cambiar y buscar la forma de hacerlo.

Recuerde que el tiempo es su aliado.
Aquello de que el tiempo logra sanar muchas heridas es cierto. Esto no significa que vivir y criar a un niño con necesidades especiales será sencillo. Sin embargo, podemos afirmar que en términos generales, a medida que el tiempo pasa se puede hacer mucho para aliviar el problema. El factor tiempo sí está de nuestro lado.

continua...

Usted no esta solo... parte 2

viene de la parte 1

No todos los padres atraviesan por estas etapas pero es importante que el padre aprenda a identificarse con estos sentimientos perturbadores que pueden surgir y que también sepa que no está solo.
Hay numerosas medidas que pueden tomarse de inmediato, y existen diversas fuentes de ayuda.
Busque la ayuda de otro padre.
En mi caso, hubo un padre que me ayudó. A las 22 horas del diagnóstico de mi hija, él me dijo algo que nunca he olvidado: Puede que no te des cuenta hoy pero llegará el día en tu vida que comprenderás que tener una hija con una discapacidad es una bendición. Recuerdo haberme sentido intrigada con estas palabras, que sin embargo se tornaron en un regalo invalorable y me ofrecieron el primer rayo de esperanza...Este señor, padre de un niño con retardo mental, me aseguró que habrían programas de ayuda y que habría progreso.
Mi primera recomendación es que el padre intente ubicar otro padre de un niño discapacitado. En muchas partes del mundo existen programas de apoyo a nivel de padres. Busque ese apoyo.

Converse con su pareja.
A lo largo de los años, he descubierto que muchos padres no se comunican sus sentimientos sobre el problema de su hijo. A medida que la pareja logre comunicarse mejor durante esta época, mayor será su fortaleza combinada.
Si hay otros hijos, aprenda a hablar con ellos también. Permanezca atento a sus necesidades.
Si no se siente capaz emocionalmente de hablar con sus hijos o cuidando de sus necesidades emocionales durante esta época, ubique otros dentro de la estructura familiar que puedan establecer un vínculo de comunicación especial con ellos. Comparta con otras personas significativas en su vida - su mejor amigo, sus propios padres. Para muchas personas, surge la tentación de cerrarse emocionalmente en este momento. Pero puede resultar beneficioso contar con amigos y parientes confiables quienes puedan compartir la carga emocional.

Confíe en otros recursos positivos en su vida.
Su consejero espiritual puede tornarse igualmente en una posible fuente de fortaleza y apoyo, al igual que lo podría ser un buen amigo o un consejero. Acuda a esas personas que le han servido anteriormente de apoyo y busque otros posibles recursos.
Un muy buen consejero en una oportunidad me dio una receta para ayudarme a atravesar una crisis: Cada mañana, al levantarte, reconoce tu impotencia sobre la situación actual y "pásale" el problema a Dios, sea cual sea la percepción que tengas de Él, y comienza tu día.
Cuando sus sentimientos sean dolorosos, debe Ud. intentar extender la mano y buscar en quien confiar. Utilice el teléfono o escriba o móntese en su carro y acuda a una persona con quien conversar y compartir ese dolor. El dolor compartido no es tan duro de llevar como el dolor en aislamiento. Algunas veces puede ser indicado acudir a un consejero profesional; si opina que esto podría ayudarle, no titubee en buscar esa vía de ayuda.

Tome las cosas día a día.
Los temores sobre el futuro pueden resultar incapacitantes. Vivir con la realidad de este día se hace más llevadero si descartamos esos qué será si... y entonces qué haré... sobre el futuro. A lo largo del día, pequeñas cosas buenas continúan sucediendo. Tómese un tiempo para "apreciar el aroma de las rosas."

continua...

Usted no esta solo: mensaje para Padres de un hijo con discapacidad - Parte 1

Por Patty McGill Smith Fuente: Guía publicada por el NICHCY (National Information Center for Handicapped Children and Youth) - EE.UU. Marzo 1984 Traducción Resumida: Angela Couret.
Si le han informado recientemente que su hijo tiene un retraso en su desarrollo o padece de una condición discapacitante...este mensaje puede ser para Ud. Lo suscribe una madre que ha compartido esta experiencia y todo lo que ello conlleva.
Cuando recibimos la noticia sobre cualquier dificultad o problema en el desarrollo de nuestro hijo, la información nos llega como un tremendo golpe.
El día en que le diagnosticaron a mi hija su discapacidad, me sentí desolada y tan confundida que recuerdo poco de esos días, a no ser por sentir un dolor abrumador.
Un padre describió ese momento como si le hubiesen colocado sobre la cabeza un "saco negro", bloqueando su habilidad de escuchar, ver y pensar normalmente. Otro habló de sentir que le habían "enterrado un cuchillo" en el corazón.
Posiblemente estas descripciones parezcan algo dramáticas. Sin embargo, mi experiencia me indica que en ocasiones estos términos no logran describir con suficiente veracidad las múltiples emociones que embargan la mente y el corazón de los padres al recibir malas noticias sobre su hijo.
Se pueden hacer muchas cosas para ayudar al padre a atravesar este período de trauma. De eso trataremos en este escrito... pero primero comentaremos algunas de las reacciones que pueden manifestarse al momento de plantearse la condición discapacitante.
Algunas reacciones comunes.
Cuando se le informa a un padre que su hijo puede tener una condición discapacitante, una de las primeras reacciones suele ser la negación - esto no me está sucediendo a mi, a mi hijo y a mi familia.
La negación rápidamente se une a la ira, la cual puede ser dirigida hacia el personal médico involucrado en el diagnóstico del problema del niño. La ira puede también afectar la comunicación entre el matrimonio, con los abuelos o con otras personas significativas de la familia... (La ira surge) de los sentimientos de tristeza y de pérdida inexplicable que uno no halla como manejar.
El temor es otra respuesta inmediata. Con frecuencia las personas temen más a lo desconocido que a lo conocido. El poder contar con un diagnóstico completo y una idea del pronóstico a futuro puede resultar más fácil que manejar la incertidumbre. En ambos casos, sin embargo, el temor al futuro es una emoción muy común: ¿Qué irá a pasarle a este niño cuando tenga 5 años...12 años...21? ¿Qué sucederá cuando yo falte? ¿Podrá algún día aprender...ir a la universidad...tener capacidad para amar y vivir y reír y hacer todas las cosas que habíamos planeado?
Otros factores desconocidos también causan temor. Los padres sienten temor de que la condición de su hijo sea la peor de todas. A lo largo de los años, he conversado con un gran número de padres quienes expresaron que sus primeros pensamientos habían sido completamente desoladores.
Uno se imagina lo peor. Nos abruman los recuerdos de personas discapacitadas que hemos conocido. A veces surge un sentimiento de culpa al recordar algún desprecio que quizás cometimos con alguna persona discapacitada. Surge también temor del rechazo de la sociedad, de cómo los hermanos y hermanas podrían verse afectados, interrogantes sobre si deberían tener otros hijos, preocupación sobre si nuestra pareja logrará amar al niño. Estos temores pueden llegar a incapacitar a algunos padres.
Otro posible sentimiento es el de culpabilidad - culpabilidad y preocupación sobre si ellos como padres pudiesen haber causado el problema: ¿Habré hecho algo para ocasionar esto? ¿Estaré sufriendo un castigo? ¿Me habré cuidado bien durante el embarazo? ¿Se habrá cuidado bien mi esposa durante su embarazo? Nos podemos penalizar mucho con estos reproches y remordimientos que surgen sobre las causas de la discapacidad.
Los sentimientos de culpa pueden manifestarse también mediante interpretaciones espirituales y religiosas de culpabilidad y castigo. Por eje. cuando expresan: ¿Por qué a mi? ¿Por qué a mi hijo? Muchos padres también dicen ¿Por qué Dios me ha hecho esto? ¿Qué he hecho para merecer esto?
Los sentimientos de confusión pueden también caracterizar este período traumático. Como resultado de no comprender completamente lo que está sucediendo y lo que va a suceder, la confusión puede aparecer, manifestándose por la incapacidad de conciliar el sueño y tomar decisiones.
Inmersos en ese estado mental, la información puede parecernos confusa y distorsionada. Escuchamos términos nuevos que describen algo que no podemos asimilar... pareciera que no nos encontramos en sintonía con quien intenta comunicarse con nosotros.
También resulta muy difícil aceptar el sentimiento de impotencia. No podemos cambiar el hecho de la discapacidad de nuestro hijo, sin embargo deseamos sentirnos capaces de manejar nuestras vidas. Se hace difícil vernos forzados a confiar en las opiniones y recomendaciones de personas extrañas con quienes no hemos establecido aún un vínculo de confianza.
El desconsuelo que ocasiona el hecho de que el niño no sea perfecto representa una amenaza al ego de muchos padres y un desafío a su sistema de valores, pudiendo ocasionarle una renuencia a aceptar a su hijo como a un ser valioso, en desarrollo.
El rechazo es otra reacción que experimentan algunos padres. El rechazo puede ser dirigido hacia el niño, hacia el personal médico o hacia otros miembros de la familia. Una de las formas más severas de manifestar el rechazo y una que no es poco frecuente, es el referido como "deseo de muerte" (death wish) en relación al niño - un sentimiento que muchos padres reportan haber sentido en sus momentos más profundos de depresión.

continua...

lunes, 12 de octubre de 2009

La Historia de superacion de este hombre es fantastica!!
Nada es imposible si tenemos una red de contencion (familia, amigos, pareja, hijos etc), que nos ayuden a no dejar de intentarlo

video

domingo, 11 de octubre de 2009

¿Que Significa Personas con Discapacidad?

Desde hace muchos años la Organización de Naciones Unidas (O.N.U.), la Organización Panamericana de la Salud (O.P.S.) y la Organización de Estados Americanos (O.E.A.) han estudiado, analizado y discutido desde cuál debe ser la terminología a utilizarse hasta los derechos relacionados con las condiciones y adaptaciones que requieren las personas con discapacidad.
La denominación PERSONAS CON DISCAPACIDAD es un término desarrollado por la Organización de Naciones Unidas (O.N.U.). Viene de la raíz griega DIS, que significa "alteración" y CAPACIDAD, de raíz latina, que significa "aptitud para realizar algo".


Anteriormente se aplicaban términos que resultaban equivocados y hasta irrespetuosos, tales como: inválidos, incapacitados, mongólicos, minusválidos, retrasados, atrasados, impedidos, etc. Cada vez es menor el número de personas que incurre en estos errores pues las organizaciones de apoyo a las personas con discapacidad han desarrollado campañas efectivas al respecto.

Una persona con discapacidad es una persona que presenta trastornos que alteran la posibilidad de realizar algunas actividades relacionadas con:
- Su movilidad (discapacidades motoras)

- Su sensorialidad (discapacidades sensoriales)

- Su intelecto (discapacidades intelectuales)
La discapacidad puede presentarse en forma permanente, temporal o periódica. También hay niveles o grados de discapacidad, por ejemplo en el caso de las deficiencias auditivas se incluye desde una persona con dificultades parciales para oír hasta una persona completamente sorda. Además, en ocasiones una misma persona puede presentar una o más discapacidades y se les llama multi-impedidas.

FADis les da la bienvenida

Bienvenidos!!!

Somos Familiares y Amigos de Personas con Discapacidad y conformamos "FADis", porque apostamos por la integracion e inclusion de los discapacitados en todos los ordenes de la vida: Salud, Educacion, Trabajo y Entorno Social.

A pesar que son derechos garantizados por la Constitucion Nacional, muchas veces no se cumplen para los discapacitados o no lo hacen completamente.

Conocenos!!!, la barrera mas dificil de sortear es la indiferencia de la sociedad.

Apoyanos!!!, solo tenes que difundir la informacion

Te esperamos!!!